Saltar al contenido

La Importancia De La Marca Personal Para Un Artista Independiente

Motivación para artistas

(Este post ha sido escrito por Nerea Salmerón, seguidora de este blog y futura experta en marketing online)

– “Sí, hola, soy tu marca personal
– ¡Anda! Siempre he pensado lo duro que debe ser eso, siempre trasnochando, repartiendo flyers…
– ¿??? Perdona… creo que te equivocas.
(Típico chiste de los que conocen esta profesión)

marca personal

La necesidad de los RRPP se ha hecho más que evidente en las últimas décadas en las grandes empresas, la demanda de profesionales que conozcan los fundamentos de una buena gestión de tu marca personal  en esta materia sigue creciendo. ¿Podemos los profesionales independientes auto-relacionarnos públicamente?

Son tantos los aspectos que un artista debe trabajar: composición, grabación, promoción, difusión del material… y esto se complica si trabajas por tu cuenta. Cuando el esfuerzo se orienta solo y exclusivamente en el trabajo material, puede que haga olvidarnos de la importancia de otros aspectos intangibles, como puede ser la imagen, y más cuando no tenemos a nuestra disposición un grupo de profesionales pendientes de todos los detalles, lo cual no es un problema actualmente.

El músico independiente, libre de ataduras, receptivo a la creatividad de sus ideas, fluye hacia la música que siente y quiere mostrar a los demás. Estamos de acuerdo que sin la buena música, es casi imposible (seguro que conoces excepciones) llegar a alcanzar las primeras metas que el artista se marca en su carrera, como embaucar a un público con tu música. El talento es la esencia de un buen trabajo musical, pero sin darlo a conocer… ¿Quién hará ese reconocimiento? Y cuando te conozcan… ¿Causarás íntegramente impresión positiva? Igual de importante es la combinación letra- melodía, que una buena creación de tu propia marca personal como artista: comienza por tu imagen.

No quiero que pienses que con imagen hacemos referencia a cambiar tu look o personalidad, ser alguien que no eres, sino todo lo contrario. Consolidar tu identidad te ayudará no sólo a reforzar la confianza en uno mismo, sino que además, transmitirás esa sensación al resto de tus seguidores y podrás conseguir el deseado “engagement” con tu propia marca.

Al mismo nivel que usamos técnicas del marketing para promocionar la música, se impone la necesidad de aplicar buenas acciones de RRPP. Imagina que ahora no promocionas tu música, sino ahora eres tú el promocionado. No queremos que te expongas excesivamente por encima de tu música, pero sí que pongas cara a tus proyectos, que conozcan quién hay detrás. Debes ir más allá de tu finalidad musical, aporta a tus fans valores añadidos y tu imagen será revalorizada positivamente. Sobre todo, es importante no esperar a necesitar fervientemente realizar este tipo de acciones ante problemas con tu producto musical, empecemos por la base, luego vendrá todo lo demás.

¿Cómo podemos aprovechar técnicas de autopromoción digitales para consolidar tu imagen como artista?

No limites tus páginas web, redes sociales u otras vías de comunicación con tu target a la publicidad y promoción de tu música, aprovecha al máximo tus recursos:

1 | Autodiario: Habla de ti, date a conocer a tus fans. Buscamos su confianza y apoyo, no queremos ser un desconocido para ellos. Dales pie a querer conocerte, e inevitablemente, querrán conocer aquello que te apasiona.

2 | Dedica un espacio a la música en general, demuestra que no sólo estas en este mundo para vivir de ello, sino que te gusta lo que haces. Vives para esta industria, y además te involucras en ella. Tu compromiso con la cultura musical hablará mucho de ti.

3 | Establece un feedback con tus seguidores. Pide opinión acerca de tus composiciones, incluso si estas en proceso con algún sencillo, retransmite en directo cómo evoluciona, tus seguidores se sentirán dentro de ese proceso de producción, no podrán esperar a ver los resultados de tus pequeños avances.

Estas son solo algunas de las técnicas que podemos realizar. El mundo de las Relaciones Públicas no es exclusivo a las grandes compañías, sólo se necesita conocerlas y tener visión para aplicarlas adecuadamente al contexto. Ideas sencillas e intuitivas, pero que muchas veces, olvidamos poner en práctica.