Saltar al contenido

6 Consejos Para Crear Canciones Memorables

CREAR CANCIONES

Para Crear Canciones Hay Que Buscar La Autenticidad

Hablemos de crear canciones.

Lo primero que he de dejar claro es que este post está escrito desde el punto de vista de un “marketiniano musical” más pegado al público que al propio compositor, es decir, lo escribo teniendo en cuenta los nuevos hábitos de consumo por los que se mueve el nuevo consumidor de música en el mundo.

La canción hoy en el diseño de un proyecto musical es quizás el pilar más importante.

Hoy más que nunca, mandan las canciones o mejor dicho, canción a canción, por lo que por muy buenas ideas que tengas y visibilidad en la red, poco o nada vas a conseguir de la música si esas virtudes no van acompañadas con grandes canciones.

El consumidor de música en el mundo escucha entre 5 y 8 veces más música que el consumidor del mismo perfil hace 10 años.

Este dato trae consigo un cambio en el nivel de aceptación de una canción, es decir, ahora es mucho más complicado enamorarse de una canción porque nuestra mente se ha vuelto caprichosa y exigente.

DEMOSTRAR con buenas canciones, es la mejor manera de CRECER.

El único camino para seguir evolucionando y tener hueco en este atractivo mundo de la música es creando canciones excelentes.

Si cuando te pones a componer no eres capaz de crear canciones óptimas, trata de componer con colegas que aporten o aprender de los que ya conocen el éxito sobre el terreno.

EL 3 de diciembre organizaremos muy cerca de Madrid algo muy especial para compositores que quieran dar un salto de calidad a sus obras y que le permita vivir de la música.

Vamos al cometido de este post con los 6 consejos para crear canciones que emocionen, que conecten y que se cuelen sin pedir permiso en la cerrada mente del consumidor:

1.- Llama la atención en los primeros 20 segundos

Es un detalle muy importante para conseguir que el consumidor musical no se distraiga y nos regale su atención.

Hoy, con la irrupción de la tecnología en nuestras vidas, nuestro nivel de paciencia está bajo mínimos y si algo no nos convence, a las primeras de cambio, lo aparcamos.

Resumiendo, si la canción en los primeros segundos llama la atención y genera curiosidad, el oyente la seguirá escuchando y te dará una oportunidad.

 

2.- Crea una canción que rompa en el estribillo

El estribillo es EL MOMENTO de la canción.

Si logras crear expectación en los primeros segundos pero cuando llega el estribillo no superas las expectativas creadas por el consumidor, mal asunto.

No des por terminada una canción hasta que el estribillo no adquiera el nivel que exige la misma. A veces nos precipitamos y terminamos creando una canción mediocre sin recorrido alguno.

 

3.- Usa una línea melódica inesperada

A ver si me explico; muchas veces cuando escuchas una canción eres capaz de adivinar el trazado melódico que viene a continuación, ¿te ha sucedido?.

Se trata de evitar esto y de sorprender con cambios de giros que aporten aun más valor al tema.

Crea melodías que gusten pero no caigas en las 5 más convencionales porque será muy complicado sacar obra buena de ahí (aunque aun hay compositores que lo logran hacer).

 

4.- Mejor una canción que te deje con ganas de más…

Aun me sorprendo cuando oigo canciones de 5 minutos.

Soy de los que piensa que si una canción se te hace corta, tendrá más posibilidades de formar parte de la playlist del consumidor y por consiguiente de ser consumida con más frecuencia.

Además, si en tu plan está el sonar en medios masivos, no van a programar más de 3 minutos y algunos segundos.

 

5.- Que sea como una película..

Una canción debe contar una historia y trazar una línea en el guión que te lleve a un desenlace final.

Piensa en la estructura de una buena película y trata de copiar la fórmula en tu composición.

Hay millones de canciones que tratan sobre el amor pero si una me cuenta una bonita historia con un final inesperado, me habrá ganado para mucho tiempo.

Una buena manera de ver si la canción tiene recorrido en cuanto a la historia se refiere, es leyendo la letra sin la música.

 

6.- Que tenga un final inesperado

Si el comienzo de la canción debe ser llamativo, el final no se queda atrás.

Será la manera de rematar una nueva relación con el consumidor y de constatar que el tema goza de muy buena salud.

Trata de ser también original en el remate de la misma y si puedes, hazlo de una manera inesperada. Verás el efecto que consigues…

Espero que estos 6 consejos te ayuden a componer mejores canciones con las que poder vivir de la música.

Lo demás dependerá de tu talento, trabajo y de la suerte…